Antiguo Casino Hotel

El Antiguo Casino Hotel es un pequeño establecimiento emplazado en la localidad de Pravia, en la Comarca del Bajo Nalón, Asturias.

En sus origenes, albergó lo que fue el lugar de encuentro y ocio de los pravianos, estando situado en pleno centro, en un entorno privilegiado, en la plaza Conde Guadalhorce, próximo a las edificaciones de gran importancia arquitectónica que se encuentran en la villa, como el Palacio de Moutas, la colegiata Santa Mª La Mayor o la Casa de los Canónigos.

Desde el año 2008 los propietarios, la familia Macías, lo regentan como un pequeño hotel rural, muy confortable y perfecto para escapadas y viajes en familia o pareja. Un proyecto familiar desde el comienzo, ya que ha sido realizado enteramente por Alejandro y Damián Macías, tanto la dirección y ejecución de las obras de restauración y rehabilitación, así como el diseño y supervisión del proyecto de interiorismo y decoración. Desde su apertura, Alejandro es el responsable de la dirección comercial, y podemos encontrarle trabajando allí mismo.

Las obras se enfocaron intentando respetar al máximo la construcción original, potenciando la calidad arquitectónica presente. Los muros del exterior y alguno del interior de la planta baja se mantuvieron, descargándolos y descubriendo la piedra al aire, e incluso siendo necesario montar una estructura metálica provisional mientras se retiraba la madera de cobertura de la cubierta. Se conservaron mediante la realización de reconstrucciones, la escalera central y las galerías de madera. La nueva escalera de roble se hizo respetando el modelo original, excepto en el zócalo ancho en la pared.

En todos los revestimientos y acabados, se buscaron materiales que no desentonaran con el aspecto tradicional, pero que al mismo tiempo, le aportaran un estilo y prestaciones actuales. El suelo de recepción y el salón es cerámica en “falso hidráulico”, de la casa Vives, y soporta la calefacción de suelo radiante. Además de ser mas barato que un hidráulico tradicional, técnicamente es capaz de aligerar su peso y no agrietarse.

El mobiliario se adquirió principalmente en estableciemientos de la zona, buscando tanto la calidad y el diseño, como distintos estilos y acabados, pero siempre conformando una perfecta combinación y equilibrio entre lo antiguo y lo moderno. Podemos encontrarnos desde piezas de diseño, como una réplica de la silla Barcelona, hasta muebles restaurados y composiciones con maletas y máquinas de escribir antiguas.

También se ha personalizado hasta el más mínimo detalle en ésta mezcla. Las puertas, el mueble de recepción, el biombo del salón, armarios empotrados, mesillas en forma de cubo y los tableros de los escritorios, son un diseño propio que fueron realizados a medida en madera de zebrano.

Se realizó el encargo de la identidad corporativa del hotel al estudio Lezink, ocupándose del diseño del logotipo, tarjetas, papelería, cartelería y el diseño para el vidrio de las puertas. Por petición del patriarca de la familia, se incluyó en la imagen dos cuervos, presentes en el escudo de Pravia, para vincularlo simbólicamente a la villa.

En la planta baja se encuentran el recibidor de entrada, la recepción, el salón con biblioteca y videoteca, y el comedor. El salón es pequeño, pero con el espacio muy bien aprovechado gracias a unos cómodos sofás de cuero pensados para ratos de lectura y reunión. En toda la planta predomina la madera, el vidrio y las tonalidades azules y grises.

Queda separado visualmente del comedor gracias a una mampara divisoria, dando prioridad a este espacio para los desayunos de buffet. El biombo está suspendido y anclado a la pared, y se pliega en dos quedando pegado al paramento de piedra en el caso de que se necesite toda la sala.

En las plantas superiores se encuentran los seis dormitorios de los que consta el hotel, todo ellos con decoraciones personalizadas, y con toda la tecnología y comodidades propias de los hoteles más modernos y actualizados, como puede ser el acesso a wifi, columnas de ducha o bañeras de hidromasajes.

La calidad arquitectónica del inmueble se ve especialmente incrementada gracias a un cuidado proyecto de iluminación, y a una selección de arte presente tanto en cuadros como en esculturas.

Encontramos firmas como Guzzini, en ósculos, apliques exteriores y en los tramos de escalera (modelo Kriss), en la lámpara suspendida en el mostrador de recepción (modelo Light Air), y proyectores suspendidos en el comedor, y una grande iluminando el cuadro de la escalera (modelo Le Perroquet). En una de las habitaciones también encontramos el modelo Cup de Guzzini, a pesar de ser a priori una firma más técnica y menos decorativa.

Las lámparas del salón-comedor con pantalla negra, son las Lewit t, de Metalarte, casa que encontramos también presente en unos apliques cuadrados de aluminio sobre las mesillas de un par de habitaciones, el modelo Blaster.

Hasta en el último rincón ha sido cuidado al más mínimo detalle, como la lámpara de pie roja junto al sofá, modelo “Plis” de Vibia.

El Antiguo Casino Hotel es un lugar pensado para disfrutar de la tranquilidad en un entorno rural, pudiendo acceder entre otros servicios al préstamo de bicicletas, pero a su vez, a las comodidades propias de un hotel jóven y actual, cómo puede ser también la del préstamo de Ipads, dando lugar a la paradoja de poder compartir el mismo escenario, la sencillez de unas buenas vistas a la tecnología más actual.

La filosofía de la empresa es ofrecer a los visitantes un lugar que les haga sentir como en casa, una atmósfera que se respira en cada rincón de este hotel con encanto, y absolutamente singular.

http://www.antiguocasino.com/

http://www.facebook.com/antiguocasino

https://twitter.com/#!/AntiguoCasino

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.