Benedetta Tagliabue diseña Kálida Sant Pau, un centro pionero al servicio de las personas con cáncer

06_Render_Playtime copia 2

Kálida Sant Pau es proyecto concebido para mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y su entorno, que se fundamenta en un diseño arquitectónico creado para ofrecer una atmósfera relajada y en la aplicación de un programa asistencial que complementa a los tratamientos médicos hospitalarios.

Impulsado por la Fundación Kálida, el centro es un proyecto transformador que inició su andadura en 2008 y que tiene prevista su inauguración durante el primer cuatrimestre de 2018.
La previsión, a partir del tercer año de funcionamiento, es que puedan beneficiarse de sus servicios hasta 15.000 personas al año.
Con la colocación de la primera piedra de Kálida Sant Pau el pasado mes de Abril nace un proyecto pionero, para proporcionar atención al paciente oncológico. Un espacio en el que bajo un mismo techo encontrarán soporte práctico, emocional y social, de manera gratuita y abierta. Una atención que complementará sus tratamientos médicos y que recibirán en un espacio acogedor especialmente diseñado por la arquitecta Benedetta Tagliabue* para sentirse acompañadas, informadas y entendidas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La Fundació Nous Cims y la Fundació Privada Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, con la colaboración de la Fundació de Gestió Sanitària de l’Hospital de la Santa Creu i Sant Pau son los impulsores de este centro que forma parte de la red global de centros Maggie’s, de la que recibe apoyo y colaboración y en cuya labor se ha inspirado para aplicar de manera local el proyecto.

Kálida Sant Pau estará situada a pocos metros del Servicio de Oncología, para que el paciente no deba desplazarse para recibir información sobre lo que le preocupa o no entiende en ese momento. En Kálida le esperan un equipo de profesionales –enfermeras, psicólogos, asistentes sociales y terapeutas–, para recibir una atención completa necesaria en todo momento.

Kálida está abierto a cualquier persona con esta patología, sea o no paciente del hospital, a sus familiares y amigos y se configura a partir de lo que cada persona necesita.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Benedetta Tagliabue y Enric Miralles conocieron a Charles Jencks en Edimburgo, tiempo antes de que a Enric le diagnosticaran un tumor cerebral, durante la construcción del Parlamento de Escocia. Jencks, brillante arquitecto y paisajista, era viudo de Maggie Keswick Jencks impulsora de los Centros Maggie’s.
Enric tenía que dar una conferencia en Houston y lo que iba a ser un viaje de trabajo se convirtió en un viaje vital. En el hospital, casi dándole la espalda, había una casa denominada Place of Wellness, en la que un grupo de voluntarios ayudaba a aceptar la enfermedad y a sobrellevarla mejor a través de diferentes actividades.

Los centros Maggie’s son así, unen belleza y armonía, es algo que no se puede medir, pero está. Maggie Keswick Jencks, su impulsora, entendía bien la arquitectura, se quejaba de lo inhóspito de un centro hospitalario y quiso hacer algo distinto donde sentirte en casa. Así será Kálida Sant Pau”.

02_Collage_EMBT

Con una mesa amplia y acogedora, la cocina será el corazón del Centro Kálida Sant Pau, como lo es el de cualquier hogar. “Será un lugar donde al entrar te ofrezcan una taza de té para sentirte en casa y tener un momento de serenidad”, comenta la arquitecta Benedetta Tagliabue, autora del proyecto. “Queremos que la gente no sepa dónde está, que solo vea jardín, flores, que le inunde la luz.

Pensado como un pabellón de jardín en el que los límites entre interior y exterior se desdibujan, el edificio ofrecerá una relajada atmósfera doméstica. Todas las estancias están rodeadas de verde y la vegetación propuesta controla las vistas desde cada punto, para hacer “desaparecer” el entorno hospitalario.
La fachada será un muro de ladrillo cerámico que dejará filtrar la luz, controlar las vistas, ventilar y seguir preservando la privacidad de las personas del centro. Su color, textura y composición combinados con piezas de cerámica, de geometrías y coloración diversa, toman como referencia la riqueza ornamental de los edificios modernistas del recinto y quiere mantenerla creando grandes flores de colores dentro del histórico jardín del hospital.
01_Croquis Benedetta Tagliabue

Durante estos años, la aportación de muchos pequeños y grandes donantes ha sido fundamental para conseguir arrancar el proyecto, y lograr que llegara hasta aquí. Animados por el interés común de mejorar la vida de miles de personas con cáncer, a ellos se han unido profesionales médicos de todos los campos, fundaciones, instituciones y empresas que han dado su respaldo incondicional a la creación del primer centro Kálida en Barcelona.

El Proyecto no ha hecho más que empezar por lo que la Fundación Kálida invita a la ciudadanía a sumarse para convertir el primer centro Kálida en el hospital Sant Pau en un centro de referencia. Para conseguirlo, quien lo desee puede unirse a la iniciativa a través de la página web www.fundaciokalida.org, enviando un correo electrónico a hola@fundaciokalida.org o a través de sus perfiles sociales en Facebook (@fundaciokalida) o Twitter (@fundaciokalida).

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.