29 DE ABRIL DE 2020

La casa de Madera


“Nos encontramos con una parcela que es una delicia, un recorte del bosque que debió haber sido esta zona hace mucho tiempo. Apretada de encinas, nos recibe una frescura sutil, el suelo acolchado de hojas secas y una claridad homogénea que difumina las sombras”. Es lo que Joan Poca, arquitecto, nos comenta sobre el terreno que envuelve a La casa de madera en Sant Pere de Vilamajor, en el Baix Montseny. El esfuerzo será para conservar lo que ya hay. Respetan el rastro de un antiguo camino de bosque que atraviesa la parcela de Norte a Sur que ahora pasará por debajo de la casa. La estructura está dispuesta de una forma que permite obtener vistas pasantes de extremo a extremo de la parcela. Situada lateralmente, la casa no se percibe como un obstáculo y no parte la parcela en mitades. Optan por establecer cierta simbiosis con el entorno, fragmentaron, introdujeron interrupciones, oscurecieron, aclararon, intentaron evitar formas contundentes, planes nítidos. La casa debe ser variable, diferente en sí misma, habrá líneas discontinuas, planes punteados ... Se establece una continuidad entre el exterior y el interior, como encapsular una porción de este bosque donde estamos, climatizarla, amueblarlo y que éste sea el hábitat de la casa . En este encinar hay una luz difusa, filtrada, suave y muy agradable y esta misma luz se quiere también en el interior, mucha claridad pero no luz directa, así hay aberturas altas que miran a Norte, y aberturas a Sur que están bajo aleros. Tres tipos de vistas desde el interior, horizontalmente y en medio de los troncos tienes vistas lejanas, mirando un poco hacia arriba ves las copas de los árboles, hojas y ramas muy próximas a la casa, casi rozándola. Y vistas verticales, entre los árboles, para ver el cielo.

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.