23 DE ABRIL DE 2020

Casa Ramona 


Ramona se presentaba con una configuración de oficina dentro de un edificio extremadamente delicado y urbanísticamente catalogado. Con el fin de recuperar la naturaleza propia de la finca, se derribaron particiones y se desnudaron los elementos estructurales. Las nuevas divisiones que resuelven el programa se desencajan en dos tramos a cota 2,20 m para fijar una altura doméstica continua en todo el perímetro de la vivienda. En los elementos existentes esta acotación se traduce en un zócalo invertido de yeso a buena vista coronando la fábrica repique. El proyecto se materializa desde el solapamiento de dos planos: los horizontales aportan calidez -a través del entrevigado cerámico en el techo y el entarimado de madera- y las superficies verticales ofrecen neutralidad a través de los acabados blancos, sólo interrumpidos por las puertas de aglomerado visto.

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.