20 DE MAYO DE 2019

Colgador Calvet de Antoni Gaudí


BD presenta en exclusiva mundial el Colgador Calvet, un diseño inédito de Antoni Gaudí, datado en 1903, que es posiblemente la pieza de mobiliario más pequeña realizada por el arquitecto. Lo hemos reeditado dentro de nuestro catálogo de Art Editions

La Casa Calvet fue construida por Gaudí para los Herederos de Pedro Mártir Calvet, fabricantes de tejidos, en la que además debieron realizarse parte de los muebles.
Para el salón principal de la vivienda Gaudí diseñó un conjunto de sofá, butacas, sillas y taburetes tapizados en seda, construidos con chasis metálicos dorados y sostenidos sobre patas y montantes de madera, inspirados en el estilo Luis XV admirado entonces por la burguesía aristocratizante de toda Europa, mientras que los muebles diseñados para los distintos ambientes de las oficinas son todos de un único material, madera machihembrada de roble y constan de una considerable variedad de mobiliario, formando el que es sin duda el conjunto de mobiliario más homogéneo y completo de toda la carrera de Gaudí.
Pero además de los muebles principales, algunos elementos menores llaman la atención por su complejidad, como las dos perchas que han llegado hasta nuestros días, una grande, de hierro policromado y madera en forma de corona, y otra, individual, que es la que aquí nos ocupa, y que forma parte de las colecciones de la Cátedra Gaudí. Tal vez esta sea la pieza de mobiliario más pequeña jamás realizada por Gaudí –25 centímetros de dimensión máxima– y, sin embargo, en ella se produce y revela toda la complejidad de las obras mayores, para las que piezas como estas constituyen, precisamente, el banco de prueba. Contemplar de cerca este pequeño mueble es impresionante, ya que las cintas conservan toda la viveza del gesto de unas manos, las de Gaudí sin duda, que las han convertido en un nudo con el que unir las tres partes de madera: ligeras y ondulantes, las atan gentilmente, sin violentarlas, manteniendo entre ellas una completa independencia.
Como ocurrirá poco después con muchas de las técnicas del arte de vanguardia, Gaudí no “inventa” los elementos que necesita para alcanzar unos fines ya establecidos previamente, sino que los “recolecta” –literalmente– antes de haber decidido para qué servirán, porque en realidad todo puede servir para todo.
En esta pequeña maravillosa percha, en fin, se encuentra, en toda su concentrada intensidad, la esencia última de la mentalidad artística de Gaudí, es decir, de su “pensamiento salvaje”.

WORDS : JUAN JOSÉ LAHUERTA

WORDS : JUAN JOSÉ LAHUERTA

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.