3 DE noviembre DE 2020

Mantener viva la esencia centenaria


Situada en el centro histórico de la capital de Menorca, la rehabilitación de esta vivienda construida a finales del siglo XIX se realiza bajo dos premisas. Por un lado abrir los espacios para que la luz llegue a todos los rincones y mantener viva la esencia centenaria de sus muros de marés, con sus irregularidades, sus fallos y sus imperfecciones. Se creó un espacio diáfano demoliendo toda la planta excesivamente compartimentada dejando únicamente los muros medianeros y un muro que los trababa perpendicularmente. El resto fue obra y gracia de los clientes, una pareja con ideas claras pero flexibles en su concreción a los que acompañó el estudio en el proceso creativo. El resultado es una estancia vivida, en que la luz rasante le imprime carácter y los muebles restaurados nos hablan de viajes pasados, mercadillos callejeros y recuerdos varios identificándose rápidamente con sus moradores. Es una casa de nueva concepción en la que parece que los propietarios la hayan habitado durante muchos años.

WORDS:
OLGA FERNÁNDEZ
PHOTOS:Carles Mascaró 

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.