Mesa y servicio de Montes de Galicia y ahora diseño gracias a Egue y Seta

MG_11

La mesa y servicio del Montes de Galicia de Madrid contaban ya desde hace años con forofos incondicionales de esos que no se limitan a dar “likes», sino que comen bien y mucho, pero sin recordar qué adornaba las paredes del sitio. Por esta razón a principios de 2015 sus dueños de toda la vida decidieron realizar la reforma a cargo de egue y seta.

Una enrevesada compartimentación separaba pequeños privados mediante paredes opacas en imitación a piedra, generando un laberinto algo sombrío. La estrategia inicial de los interioristas consistió en “abrir” la distribución hacia un gran comedor con bancos corridos, butacas y taburetes alrededor de pequeñas mesas cuadradas o grandes mesas redondas alternativamente. La privacidad se consigue a partir de paramentos verticales transparentes que dejan pasar la luz proveniente de falsos lucernarios con frondosas plantas trepadoras y colgantes.

MG_07

MG_09

Los pasillos son“alfombras” de madera con cenefas florales y geométricas inspiradas en los motivos decorativos de la cerámica de Sargadelos, delimitan los distintos comedores, alternando la calidez y uniformidad en composición de “patchwork”.

Los colores y texturas se ve ampliado por el uso de revestimientos verticales de cerámica en azul cobalto, mientras las tapicerías alternan el gris y el azul con la piel en color coñac o naranja para los asientos.

Los reflejos, la transparencia de las cristaleras de jardines, botelleros y fachadas complementan la confortable opacidad de paredes móviles revestidas en trenzado manual de mimbre .

MG_13

Dichos paramentos hacen transición visual entre los coloridos pavimentos y los techos convenientemente teñidos de negro sobre los que se empotran las instalaciones.También desde aquí se desprenden importantes “chandelieres” de esféricas bombillas que añaden atractivo decorativo.

Una “terraza” interior separa el comedor de la calzada, a modo de gran escaparate transparente, dispuesto tras una carpintería de vidrio y cuarterones de hierro y la cocina, visible a través de una gran ventana convenientemente abierta en el comedor, muestra toda su técnica pulcritud y aromático ajetreo .

Un importante botellero profundo y transparente separa la recepción y el bar del comedor.
Los pavimentos ya descritos suben en cambio por las paredes.Tras el mostrador, una chapa extorsionada de color oro retroiluminada sirve de telón de fondo a un botellero que exhibe y almacena de forma atractiva los licores que se sirven a partir de las 7 de la noche en una barra que se viste de “glamour” y brillo al accionar el interruptor.

MG_23-2

MG_10

 

Bajo el haz de luz que proyecta, los clientes que llevan prisa puede degustar una tapa y una cerveza rápidas. En el resto de local esta todo dispuesto para dejar correr el tiempo y regodearse con plácida calma en los sabores y olores de la mejor cocina tradicional gallega, servida desde ahora en un espacio también gallego pero tremendamente contemporáneo, estilísticamente novedoso y siempre tan hospitalario y generoso como los oriundos de esta fantástica tierra.

Fotografía: VICUGO FOTO

 

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.