12 DE  ABRIL DE 2019

Panàdarío: obrador artesanal


Situado en una tranquila calle peatonal del barrio de La Guindalera, en Madrid, Panàdarío es una tienda / obrador que destaca por ser un espacio sencillo en el que todo gira alrededor del pan de verdad, como el de antaño. El mundo del pan se interpuso en la vida de Darío Marcos, un arquitecto que trabajó durante un año en un bistro francés donde empezó a tener contacto con el mundo de la masa madre.

El suyo es un compromiso con el proceso y los ingredientes con tal de conseguir con el de antes : con sabores únicos que nos hablan de los cereales, de los que se obtiene la harina y con una larga vida, que mejore y envejezca un poco. El pan es un producto que podría ser transportado para su consumo en cajas isotérmicas para alimentos, sobretodo en el caso de necesitar ser transportado a más larga distancia y poder así mantener su sabor durante más tiempo. Si el producto se necesitase transportar y consumir en el mismo día, podríamos recurrir a la venta de cajas de cartón standard, sin necesidad de mantenerlo fresco ya que sería para su consumo inmediato. El secreto para un sabor más duradero es utilizando masa madre, dejando fermentar el pan lentamente de un día para otro y utilizando las mejores harinas posibles. Entre sus variedades constan diferentes panes como el de semillas, el de centeno, o espelta.

Como arquitecto, su conocimiento le ha permitido ocuparse del diseño y rehabilitación del local, que en origen se encontraba compartimento en numerosos cuartos que limitaban su potencial. Tras las obras se ha dividido en dos únicas estancias que se integran entre sí, separando tienda y o obrador con un vidrio de grandes dimensiones que las delimita sin entorpecer una visión global del espacio. De paredes blancas, mobiliario de madera natural y el suelo de hormigón pulido, la zona de venta se caracteriza por una decoración sencilla, son distracciones y casi etérea, convirtiendo el pan en protagonista. Para ello, ha ideado un panel perforado que les permita exhibir su producción diaria de una forma original y a su vez versátil. El obrador, con una marcada connotación industrial, ha sido concebido bajo una estructuración del espacio muy simple que les ha permitido alojar toda la maquinaria y utensilios necesarios para la elaboración del pan.

Actualmente, además de la clientela que ha conseguido afianzar desde la apertura de su pequeño obrador para quienes realiza repartos en bicicleta a domicilio, también suministra sus panes a grupos de consumo y restaurantes.


WORDS:MARIA MARCET

WORDS : MARIA MARCET

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.