Restaurante Class Room, un equilibrio entre guiños tradicionales y cosmopolitas

20170525_0957

El interiorismo del recién inaugurado restaurante Class Room, en la Calle Entença 303, en Barcelona, viene de la mano del estudio madrileño Byral, formado por Laura García-Soto y Oscar García Moneo, interioristas especializados en hostelería.
El equilibrio se encuentra entre una envolvente con guiños tradicionales y un contenido mucho más industrial y cosmopolita con un punto de color, tiene como resultado un espacio con personalidad propia.
Dos grandes cúpulas articulan espacialmente el volumen diáfano del local. Una interior, en la que la luz natural llega a través del espacio, configurando una zona más íntima y resguardada, y otra, vinculada a su gran fachada, luminosa y expuesta, a modo de gran escaparate que invita a entrar.

20170525_0945
La propuesta intensificala iluminación y realza los elementos decorativos que refuerzan la experiencia de confort.
En el interior, la iluminación de paramentos mediante baños indirectos, dotan de volumen al espacio y realzan detalles concretos de la decoración
Pese a la disposición diáfana del espacio, la convivencia de los diferentes ritmos de funcionamiento (mesas altas, bancadas lineales, mesas comunales y barra) se convierte en virtud. La visión y percepción del local es total desde cualquier punto.
El cambio de pavimento y la singularidad de las piezas que descuelgan de las cúpulas son los elementos que dirigen y segmentan estos diferentes ritmos:
El suelo se encuentra dividido en dos espacios, una zona en barra realizada con piezas de porcelánico hexagonal, una imitación hormigón pulido, que converge con la tarima de madera y se pierde hasta desaparecer trepando por las paredes.
Las estructuras suspendidas de las cúpulas, se resuelven con un concepto racionalista y básico, en contrapunto a la ornamentación de dichas cúpulas. Su función es arropar y recoger psicológicamente a los comensales.

20170525_0946
Los revestimientos verticales están realizados en madera, fratasados y ladrillo visto. Proporcionan un acabado desenfadado, contrarrestando el peso de unos paramentos horizontales muy trabajados.
Los materiales nobles, como los zócalos de listones de madera, se extienden hasta la barra, conformando unos falsos marcos, aportando un toque de color, junto a unos taburetes, que se degradan en la misma gama cromática.
Los bancos corridos, realizados en piel con capitoné y vivo, en color blanco roto, son el contrapunto sofisticado frente al resto de mobiliario, mucho más industrial, cosmopolita y desenfadado.
La presencia de la madera natural en diferentes tonos como material principal, en convivencia con elementos orgánicos como el sisal, materiales industriales, los guiños de color, la iluminación cálida y un mobiliario de diseño, combinando piezas con tapizados exclusivos y elementos más industriales, hacen del conjunto un espacio acogedor y singular.

20170525_0955

 

20170525_0949Fotografía:Néstor Marchador

 

1 Comentario

  • Me ha encantado el resultado final de esta mezcla de elementos tradicionales y modernos. Espero poder visitarlo y poder verlo en persona. Gracias por compartirlo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.