Un vestidor conectado con el exterior

Un vestuario en una vieja construccion casa vacacional Tarragona

Contando con un máster de Antropología social y urbana, así como con un post-grado en Arquitectura del territorio, para Clara Nubiola, a la hora de plantear este peculiar proyecto había un elemento al que debía rendir cuentas, que no es otro que los paisajes cercanos que envuelven la construcción, situada en una finca del Tarragonés.

Un proyecto de interiorismo que desde el primer momento ha ido enfocado a convertir un viejo almacén en un lavabo-vestidor cuyas vistas al exterior, bien podría tratarse de obras pictóricas. La necesidad es clara; construir en el jardín un vestuario con ducha incorporada para de este modo evitar ir a la casa principal para cambiarse los días de verano tras un chapuzón en la piscina.  Un espacio que por el uso al que está destinado precisa de atenciones específicas, especialmente en lo relativo a los tratamientos de humedades por condensación, ya que a finales del invierno también debe servir para lavarse las manos después de las numerosas “calçotades” celebradas, festividad gastronómica originaria de la zona.

Para llevar a cabo la construcción del vestidor, se aprovecharon dos paredes de la nave y se reabrieron dos de las antiguas ventanas, dejando así al descubierto un frondoso paisaje vegetal que haría funciones de celosía. En este aspecto y por el tipo de construcción, resulta imprescindible dejarse asesorar por expertos como el equipo de www.hydrotec.cat con tal de garantizar una total impermeabilización del espacio, evitar el contraste térmico entre el exterior y el interior, así como especialmente, asegurarnos de mantener una ventilación adecuada.

Un vestuario en una vieja construccion casa vacacional Tarragona 1

Un vestuario en una vieja construccion casa vacacional Tarragona 2

Concretar la ubicación resultó una tarea sencilla, ya que partían del convencimiento de aprovechar lo que el entorno les proporcionara. Por ello, consideraron apropiado hacer uso de una pequeña parte de una nave existente en donde iniciaron la construcción del vestidor, donde se aprovecharon dos paredes existentes y se reabrieron dos de las antiguas ventanas, dejando así al descubierto un frondoso paisaje vegetal que haría funciones de celosía.

Las rocas para realizar el muro y el banco fueron halladas en el campo, y en lo que respecta al resto de elementos, estos han sido recuperados tras mucho tiempo de desuso, como la gran piedra que hace de pica, así como la cabeza de la ducha, el banco, los colgadores, e incluso, las luces, siendo el aseo, la única compra formal que se realizó a lo largo de la reforma de rehabilitación del antiguo almacén para convertirlo en un útil vestidor.

Un vestuario en una vieja construccion casa vacacional Tarragona 4

Imágenes: Adrià Goula

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.