04 DE MARZO DE 2020

Una casa de arquitectura arraigada a la tierra


Una revisión del concepto "casa de campo" donde la conexión con la naturaleza se convierte en algo inherente en la propia arquitectura. 

Concebida como un claro en el bosque de pinos que la rodea, el terreno así como los árboles del entorno guiaron sus volúmenes, así como la configuración interior de la vivienda, enterrando parte de la edificación en la pendiente natural del solar para dotarla de ligereza pero visualmente arraigarla en la tierra. Abierta a un paisaje frondoso pero a la vez, oculta en la intimidad que este confiere, las distintas estancias (organizadas en cinco semi-niveles donde la madera se convierte en protagonista) cuentan con una doble circulación interior-exterior que ofrecen un rápido acceso al jardín, en un diálogo continuo con el paisaje, además de permitir establecer relaciones visuales con la zona de relax exterior, a partir de la cual se articula toda la vivienda y donde precisamente, se sitúa la piscina.

WORDS : MARIA MARCET
PHOTOS: MARIELA APOLLONIO 

WORDS : MARIA MARCET
PHOTOS: MARIELA APOLLONIO

Comentario

No hay ningún comentario. ¡Sé el primero!

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.